martes, 12 de diciembre de 2017

Regalos

Regalos, regalos,… Llega la época por excelencia de los regalos y como no siempre es fácil encontrar el adecuado para cada persona, a veces compramos por comprar o elegimos el que querríamos para nosotros sin pensar en que no es del gusto del destinatario… Pero cuando encontramos un regalo que juzgamos adecuado o, incluso, ideal para la persona a la que va destinado, sentimos gozo interior, la recompensa al tiempo invertido en buscarlo y encontrarlo. Muchas veces ni siquiera es necesario gastar dinero... o apenas(*). A mí, personalmente, me encantan los regalos hechos con las manos, regalos llenos de amor…
Cuánto me gustaría que este año mis regalos fueran así, acertados, no necesito que sean muchos, solo que sean buenos… pero ¡es tan difícil! ¡Deseadme suerte!

(*) salvo que sea para un tipo específico de personas que solo valoran los regalos por su coste

PD: tengo una anécdota que suelo contar cuando intento explicar el valor de un regalo apropiado. Un amigo mío solía bromear pidiéndonos que le regaláramos cosas que quería, normalmente bastante caras. Cuando le pregunté por qué nos pedía cosas caras me dijo que porque las baratas ya se las podía comprar él. Intenté explicarle lo diferente que es un objeto cuando lo has comprado tú de cuando te lo han regalado pero no fui demasiado convincente por lo que me preocupé de buscar la manera de hacérselo entender. La ocasión surgió cuando le tuvieron que operar y la convalecencia iba a ser larga. Como le gustaba pintar figuras de “Warhammer”, nos pedía que le diéramos las cajas de los bombones “Ferrero Rocher” para guardarlas, así que compré una caja de bombones y un juego de figuras de “Warhammer”. Vacié parcialmente de bombones la caja, oculté las figuras y volví a colocar la cinta asegurándome de que no se viera nada. Ni siquiera la envolví en papel de regalo, parecía una inocente caja de bombones. Se la di diciéndole que aprovechara los bombones durante su convalecencia… No pude ver su cara cuando lo descubrió pero sé que entendió lo que quería hacerle ver

sábado, 9 de diciembre de 2017

"El anticuario" y "El restaurador de arte"

Cayeron en mis manos estos dos libros de Julián Sánchez mezclados entre otros lo que hizo que no supiera en qué orden debía leerlos. Así empecé por “El restaurador de arte” y mientras lo leía ya me di cuenta de que había una novela previa pero, como ya había empezado a leerla, confié en que no fuera necesario haberla leído y, afortunadamente, aunque hace referencias al asunto que se trata en “El anticuario” funcionan como novelas separadas. De todas formas, una vez terminado “El restaurador de arte” me vi obligada a leer la primera aunque fuera en desorden. Ahora sé que “El anticuario” ya está en la calle desde el 2009 pero, sorprendentemente, no había oído hablar de él, la segunda novela es del 2013.
Me han sorprendido agradablemente estas dos novelas de este barcelonés afincado en Donostia. En ambas obras se trata de descubrir lo que ha sucedido alrededor del personaje que da título al libro mientras se retrata el mundo de las antigüedades o la restauración de obras de arte.
“El anticuario” está ambientada sobre todo en Barcelona, aunque el protagonista, Enrique Alonso, vive en Donostia por lo que veo reflejados en la novela lugares conocidos de Donostia y me siento más cercana al libro mientras leo, sin embargo “El restaurador de arte” , aunque se mueve entre diferentes ciudades da más protagonismo a Donostia. Y parece mentira cómo funciona una novela de intriga en una ciudad pequeña en la que parece que nunca pasa nada. Estamos acostumbrados a que los libros importantes sucedan lejos de aquí pero también funcionan los que se ubican en lugares cercanos y pequeños, solo hace falta que estén bien hilados y estos lo están.

Más información:
http://www.compartelibros.com/autor/julian-sanchez/1
http://www.lecturalia.com/autor/4160/julian-sanchez

jueves, 7 de diciembre de 2017

¡ 4º aniversario !

Este blog está hoy de enhorabuena porque cumple 4 años con todos vosotros. Estoy orgullosa de seguir en esta empresa que empecé sin estar segura siquiera de si iba a poder continuar pero con la esperanza de poder escribir posts con la asiduidad suficiente para considerar este blog activo. Debo reconocer que no siempre me ha resultado fácil encontrar ideas y sin embargo, a veces, las ideas se agolpan y debo escribirlas y ordenarlas para que puedan ver la luz y no se me olviden. 
Os doy las gracias por acompañarme durante estos cuatro años y me encantaría seguir contando con vuestra compañía.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

De Tolosa a Izaskun

Hoy me ha tocado acercarme a Tolosa (*) para hacer la foto del reto de este mes de diciembre. He aprovechado que hacía un día precioso porque parece que el resto de los días de este puente va a llover.
La iglesia de Santa María del s. XVII en estilo renacentista, junto al río Oria, y a la derecha el monte Uzturre (733 m.).

Este grafiti era mi reto de este mes. A veces me cuesta encontrar el lugar pero esta vez lo he reconocido en cuanto vi la foto.

La fachada trasera del Palacio de Atodo, del s. XVI de estilo renacentista.

En la fachada delantera, el mesón "Atodo".

Un gran blasón en la fachada principal.

Un comercio de otra época.

La plaza "Verdura", preparada para las fiestas, donde se colocan las caseras para vender el producto de sus caseríos.

El puente de Navarra, originalmente con cuatro “ojos” en el s. XIII se le añadió uno más en el s. XVIII.


El Tinglado, donde los sábados por la mañana se coloca el mercado tradicional.

Hemos dejado el coche junto a la Ermita de Nuestra Señora de Izaskun que pertenece al pueblo vecino de Ibarra y hemos paseado por el monte aprovechando el día tan bonito que hacía, fresco sí pero sano, como se suele decir. Todavía queda nieve caída estos días pasados.

Pottokas, pequeños caballos que puedes encontrar por estas tierras
(ver http://unpocoydemas.blogspot.com.es/2015/12/pottoka.html).


Nos encontramos un poco de nieve por el camino.

La Ermita de Nuestra Señora de Izaskun.

Últimamente no veo muchos caracoles por lo que me ha sorprendido encontrarme este en un día soleado.


No creáis que estos caballos tienen el mismo tamaño que las pottokas, son bastante más grandes.


La cima del monte Uzturre está coronada por una gran cruz.


Después de este bonito paseo, con las pilas cargadas, hemos vuelto a casa a comer


(*) Ya os he presentado Tolosa en alguna otra ocasión, sobre todo relacionándola con los Carnavales:
unpocoydemas.blogspot.com/2014/02/jueves-gordo.html
unpocoydemas.blogspot.com/2015/02/tolosa-los-carnavales.html
unpocoydemas.blogspot.com/2017/02/tolosa-de-carnaval.html

lunes, 4 de diciembre de 2017

Utopía

En poco más de diez años, sobre todo debido a la crisis económica (*), hemos perdido muchas de las mejoras sociales y salariales que la clase trabajadora había conseguido después de mucha lucha y esfuerzo durante finales del siglo XIX y a lo largo del siglo XX. Muchas de las mejoras conseguidas, sobre todo en Europa, han desaparecido de un plumazo cuando muchas empresas han llevado sus fábricas a países en los que se fabrica barato: países que no tienen una legislación que protege a los trabajadores, en los que el trabajo se paga mal, los horarios no tienen límite y las condiciones son francamente mejorables, mientras ese producto se venderá en países económicamente mejor situados a precios más altos.
Esas empresas ganarán en competitividad respecto a las empresas de su entorno ya que consiguen precios de costo sensiblemente más bajos, de esa forma muchas de las empresas de los países desarrollados deben cerrar o copiar el mismo sistema con lo que disminuye el número de puestos de trabajo en el país de origen. Así es como poco a poco la oferta de trabajo ha disminuido en países como España y que los sueldos han caído en picado debido a la ley de la oferta y la demanda, abriendo una brecha entre aquellos trabajadores que mantienen sueldos de otros tiempos y los que se han incorporado recientemente a una empresa. Los nuevos trabajos son precarios, con sueldos bajos y con condiciones muy inferiores de las que gozamos los que tenemos sueldos de otra época. Así, nuestros hijos tienen pocas posibilidades de encontrar una salida laboral satisfactoria a muchos años de estudio y formación para una generación que está mejor preparada que nunca y que tiene menos posibilidades que nunca de conseguir un trabajo a la altura de sus capacidades.
Mientras, nos quejamos de esta situación creyendo que no podemos hacer nada, sin darnos cuenta de que nosotros también somos culpables de lo que ocurre porque a la hora de comprar solo miramos dónde es más barato, sin preocuparnos de si esa empresa trata bien a sus trabajadores, si cumple con horarios razonables y con los mínimos en seguridad. Nos olvidamos del poder que podemos ejercer como consumidores responsables censurando mediante nuestras acciones a aquellas empresas de las que conocemos sus malas prácticas y mostrando nuestra preferencia por aquellas cuya actuación esté de acuerdo con nuestros valores a pesar de que sus productos sean más caros.
Sé que suena a utopía pero si nos unimos y en vez de comprar de forma compulsiva, pensáramos dónde y por qué antes de hacerlo, haciendo valer nuestros valores e intereses verdaderos, estoy segura de que sería posible derivar el comportamiento de las empresas hacia prácticas más éticas, que piensen más en el medio ambiente potenciando la economía circular, hacia políticas responsables con los trabajadores, con horarios que concilien la jornada laboral y las necesidades familiares, con sueldos que permitan vivir de forma desahogada haciendo desaparecer esa nueva clase social de “trabajadores pobres”. Sería continuar la lucha de los trabajadores que llevó a la sociedad a varias décadas de bonanza social y económica, sería intentar buscar una economía sostenible que conlleve un beneficio para todos, lo que se denomina un “win-win”.
Llamadme ilusa, si queréis, pero creo que si fuéramos suficientes los que nos empeñamos en forzar un cambio en el comportamiento ético de los países y las empresas, podríamos conseguirlo.

(*) … o con la excusa de la crisis económica… La crisis económica creo que no ha sido el único factor que nos ha hecho llegar a esta situación pero sí ha conseguido que los trabajadores tengamos miedo de quedarnos sin trabajo ya que cada vez es más difícil encontrar uno y las condiciones son cada vez peores.

viernes, 1 de diciembre de 2017

Frío

Ya llegó el frío y hoy ha nevado. Aunque la nieve no ha podido cuajar en el suelo mojado, los montes exhiben su copete blanco. Un paisaje precioso, excelente para esquiar, montar en trineo o pasear bien abrigado… o para quedarse en casita al calor mientras a través de los cristales la nieve cae.

*                   *                                *                            *                                 *                                                *                                         *                                                                         *                          *                                                   *                 *                              *                                               *                                               *                                                 *              *                    *                        *               *                      *                                *                                                       *                                                      *                       *                                                        *                                                                    *                               *                  *                    *                *                                                                             *                                *                                        *                                *                                    *            

domingo, 26 de noviembre de 2017

Lotería de Navidad

Ya os he hablado alguna vez de la Lotería de Navidad (ver unpocoydemas.blogspot.com/2013/12/la-loteria-de-navidad.html) y os he comentado que es el día en qué más gente y más cantidad se juega. Como está disponible desde julio, muchas veces se aprovecha para comprar cuando estás de vacaciones, con la esperanza de haber caído en el lugar ganador del premio gordo aunque no suele ser así, o por lo menos, no la mayoría de las veces.
Tradicionalmente se compran algunos décimos (20 € cada uno) para repartir con la familia o se compran décimos a medias con los amigos. Muchos comercios compran décimos para hacer participaciones de menor cantidad (alrededor de 5 €) para que los clientes compren y tengan la sensación de que hay más posibilidades al tener más números (con décimos de 20 € no apetece comprar tantos números pero si son participaciones de 5€…) y que tocará a más gente conocida aunque sea menor la cantidad del premio al repartir. También existen los comercios que hacen participaciones de menor cantidad que regalan a los clientes dependiendo de la cuantía de su compra y ya, por último, las asociaciones que aprovechan para hacer participaciones en las que se juega una cantidad menor de la que se paga ya que esa cantidad será para la asociación. Esa es la forma en que muchos alumnos sufragan parte de su viaje de fin de estudios.
Habitualmente suelo comprar algún décimo para compartir con mi familia y, a veces, también compro cuando voy de vacaciones. No suelo comprar participaciones en los comercios, salvo que me las regalen con mi compra pero sí suelo aceptar participaciones de diferentes asociaciones para colaborar con aquellas cuyo fin me parece interesante. Este año he colaborado ya con una asociación deportiva a la que asiste la hija de un compañero y con una asociación de gatos, esto en honor a mis hijas.